lunes, 19 de junio de 2017

Lo que no damos

Nos empeñamos en recibir aquello que no damos una y otra vez.
Como si estuviéramos convencidos de que lo hemos dado todo.
Quizá para salvarnos del dolor que provoca no haber evitado un final.
O tal vez por justificar que nunca miramos más allá de nuestras narices.
Culpamos al vecino cuando son nuestras las goteras.
Y no rectificamos aún llegándonos el agua al cuello.
Recaemos en insomnios por querer lo imposible.
Buscamos lo mismo en pieles distintas por retener demasiado.
Nos rendimos a una vida que no hemos elegido.
Y aún así criticamos al que lucha por romper la monotonía.
 

domingo, 11 de junio de 2017

Norte o sur

Ha pasado mucho tiempo.
O al menos eso creo.
Aún sigo queriendo huir.
A pesar de que ya no se hacia donde.
Me obligo a decidir entre los extremos.
De quererme o no.
Del norte o el sur.
De mí o de ti.
Dicen que he cambiado.
Aunque en realidad me he encontrado.
Dicen que me sienta bien, 
pero sólo es el precio de la felicidad.
Me he mirado las cicatrices,
y ya no siento nada.
Pero tu...Te resistes.
¿Y sabes que?
Aún sigo queriendo huir.
A pesar de todo, quiero huir.
 

sábado, 15 de abril de 2017

Adiós

Quiero decirte que no te vayas.
Y que voy a echarte de menos.
Rebusco desesperada.
Antes de que acabe el tiempo.
Necesito detenerte.
Pero no puedo.
Cierro los ojos para no llorar.
Me pongo las zapatillas
Y corro sin aliento 
Paro donde siempre 
Donde siempre estabas tu.....
Me siento de tantas formas,
que no habría páginas suficientes.
Quiero decirte que no te vayas
Y que te quiero...........
Que te quiero a mi lado
Pero sobre todo,
te quiero feliz.
Las oportunidades no vuelven,
y yo siempre estaré aquí....

miércoles, 15 de marzo de 2017

Mirar atrás

Llorar y llorar.
Es eso lo que me apetece.
Tal vez parezca frágil.
Pero ha dejado de importarme,
lo que piensen unos y otros.
Pero esa es la cara que nunca sale.
La cara humana...
Que siente.
Más de la cuenta.
Y puede que parezca no afectarme nada.
Puede que me pase el día riendo.
Puede que sepa separar ciertas cosas.
Pero odio mostrarme vulnerable.
Es hora de mirar atrás.
Ya lo hice.
Ya se me escaparon las lágrimas.
Ya necesité abrazos.
Ya soñaba con que todo saliera bien.
Ya esperé que alguien me explicara qué pasaba.
¿Y sabes que?
Nadie lo hizo.
Me autoabracé.
Me tragué las lágrimas y las palabras.
Me dije que todo iría bien.
Pero nadie explicó nada.
Y yo...
Seguí con un teatro que a veces se me va de las manos.

domingo, 5 de marzo de 2017

Debí haberlo hecho

Tenia que haberlo hecho.
Leerte mis poemas. 
Dedicarte cada uno de ellos. 
Tenía que haberte dicho. 
Todo lo que merecías. 
Debí ser lo que esperabas. 
Y no lo que fui. 
Una sombra de mi... 
Te quise y aún lo hago. 
Por encima de la vida. 
Por encima de todo aquello que llaman amor... 
¿Sabes? 
Te echo de menos.
Y aunque no valga para nada,
decirlo ahora me salva,
de días que pasan sin más.
De días que pasan sin ti...

miércoles, 22 de febrero de 2017

Querido extraño

No te conocía de nada.
Y sin embargo, tu noticia me conmovió.
Hasta el punto de identificarme contigo.
Iba andando por la calle y todo se nubló.
Mis experiencias, mis recuerdos.
Todo volvió.
No conozco tus razones.
No te conozco a ti.
Pero sé cuáles fueron las mías.
Y me conozco más de lo que creo.
A pesar del tiempo.
Ciertas historias me superan.
Yo pude entrar en razón.
Pude salvarme........
Me frustra y me resulta incomprensible.
Cómo nadie pudo darse cuenta.
Basamos nuestra vida en correr de un lado a otro.
Sin parar y observar lo que nos rodea.
Es curioso,
podemos hacer a alguien invisible.
Pero no se nos escapan sus errores
Olvidamos el dolor ajeno hasta que ocurre.
Eso que nadie nombra.
Eso que de sólo pronunciarlo corta el aire.
Ahí todos retiramos la capa de invisibilidad.
Ahí todos somos conscientes del dolor.
Ahí todos deseamos no estar en su piel.
Lo más duro de esto.
Es que seguirá ocurriendo.
Mientras no cambiemos de mentalidad.
Mientras no leamos miradas.
Mientras no abracemos con sinceridad.



martes, 21 de febrero de 2017

Me pierdo

Quise escribir como antes. 
Imaginando que estabas aquí
Y que las tardes eran nuestras. 
Pero después de cada sueño, 
debemos afrontar el despertar. 
Donde yo me pierdo
En un mar que no da respuestas. 
En un vacío que no se llenar. 
En un folio en blanco. 
En mil razones para odiarte. 
Y en un millón para quererme. 
Quise escribir como siempre
Imaginando que nada pasaba
Y que perderte, era una tragedia. 
Pero al final despertamos. 
Y ahí es donde yo me pierdo. 
Buscando algo que me haga feliz.
Intentando alcanzar todo aquello que siempre soñé. 
Escribiendo para exteriorizar lo que siento. 
Y viviendo sin que me quede otro remedio... 

miércoles, 8 de febrero de 2017

¿Dónde estás?

El aire helado me desgarra, 
como el recuerdo. 
¿Qué ha sido de ti? 
De mis ganas de tenerte. 
Ya no siento. 
Ya no te siento. 
Al final es cierto. 
Que todo pasa. 
Que nos cambia. 
Que nos alborota el pelo. 
Que nos arrebata la ingenuidad. 
Y se va... 
Como todo.
Como todos. 
Siempre nos acabamos yendo... 

viernes, 13 de enero de 2017

Me niego

Me niego a ser.
Esa flor en el camino,
a la que todos pisan.
Esa farola sin bombilla.
Ese jardín marchito.
Ese te quiero,
que no puedes pronunciar.
Ese algo inalcanzable.
Esa personalidad,
que no se deja ver.
Me niego por completo.
A vivir en una pecera,
donde todo el que mira juzga.



lunes, 2 de enero de 2017

Decisiones

Decisiones.
¿Qué son?
Derecha o izquierda.
Rojo pasión o negro.
Gatos o perros.
Pelo largo o corto.
Batería o guitarra.
Novio o novia.
Ciencias o letras.
Papá o mamá.
Arriesgada o prudente.
Y todo para qué.
Si sé que siempre escogeré izquierda.
Si el rojo y el negro combinan.
Si me gustan más los perros.
Si el pelo crece aunque lo cortes.
Si podría tocar las dos.
Si chica o chico..¿Qué más da?
Si siempre supe que iría a letras.
Si tengo que ver a los dos.
Si soy prudente por naturaleza,
y arriesgo a diario.
Con esto mi intención,
no es eliminar las decisiones.
Pero sí dejar de machacarnos,
innecesariamente 
He planeado cada minuto.
Con la intención de evadir la realidad.
De evitar los imprevistos.
De huir de los días grises.
De machacar todo lo que me impidiera seguir.
Y ahora me doy cuenta.
De que me he estrellado con tanta curva.
Dejemos de tomar decisiones que seguro,
mañana cambiaran.
Me decanto por dejar al corazón trabajar.
Porque no hay mejor decisión,
que escucharnos a nosotros mismos.