miércoles, 22 de febrero de 2017

Querido extraño

No te conocía de nada.
Y sin embargo, tu noticia me conmovió.
Hasta el punto de identificarme contigo.
Iba andando por la calle y todo se nubló.
Mis experiencias, mis recuerdos.
Todo volvió.
No conozco tus razones.
No te conozco a ti.
Pero sé cuáles fueron las mías.
Y me conozco más de lo que creo.
A pesar del tiempo.
Ciertas historias me superan.
Yo pude entrar en razón.
Pude salvarme........
Me frustra y me resulta incomprensible.
Cómo nadie pudo darse cuenta.
Basamos nuestra vida en correr de un lado a otro.
Sin parar y observar lo que nos rodea.
Es curioso,
podemos hacer a alguien invisible.
Pero no se nos escapan sus errores
Olvidamos el dolor ajeno hasta que ocurre.
Eso que nadie nombra.
Eso que de sólo pronunciarlo corta el aire.
Ahí todos retiramos la capa de invisibilidad.
Ahí todos somos conscientes del dolor.
Ahí todos deseamos no estar en su piel.
Lo más duro de esto.
Es que seguirá ocurriendo.
Mientras no cambiemos de mentalidad.
Mientras no leamos miradas.
Mientras no abracemos con sinceridad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada